Sierra de Las Villas


Ruta: Collado del Ojuelo - Correderas - Cerro Santa María


Ruta - Circular

Longitud - 20,5 km 

Duración - 7:30h (Aprox.)

Desnivel Acumulado - 1097 mts. 

Altitud máx. - 1525m

La ruta comienza en el collado Ojuelo, junto a la carretera asfaltada que viene del Aguascebas.

Nada más salir nos encontramos con un tornajo, continuamos campo a través hasta encontrar un sendero que pasa por muchos cortijos  en ruinas.

El primero es el cortijo Ojuelo, el siguiente es el Casporro...etc.  Seguimos por un buen sendero que desciende y que nos llevará hasta el Paso del Cuco, una cerrada preciosa donde se juntan varios arroyos y forman el Rio Chillar con unos saltos de agua preciosos. Para cruzarla solo hay un paso por la parte derecha a nuestra dirección. Una vez cruzada no es difícil perderse ya que el sendero está muy bien marcado por pintura.

Pasamos por otro cortijo anclado en la zona de Roble Gordo,  más adelante podemos ir a la fuente Nerpeño que se nos queda a nuestra derecha pero decidimos no verla y así volver otro día, jeje..  Continuamos  esta vez con una fuerte subida por sendero hasta el Collado del Chindo, fuente Chinco, casa Chindo,.. La subida se deja notar y el esfuerzo también.

Ya casi en lo alto cogemos el sendero del Tranco y de Las Correderas que nos lleva hasta lo más alto. Creo que un poco antes hay otro sendero que va hasta el Vértice Correderas, nosotros vamos campo a través hasta allí y no tardamos más de 10 minutos en alcanzarlo.

Las vistas de la Loma y de las Villas son impresionantes.

Regresamos por nuestros mismos pasos hasta llegar al punto que nos bajará al Collado de Piedra Cubilla.  Se veía un poco difícil el descenso pero no fue así, ya que pronto encontramos un senderete que nos llevaría allí.

Una vez en él disfrutamos de las vistas a la loma y sus pueblos.

Continuamos buscando la pista forestal por sendero, pasamos por una gran calera hasta llegar a ella. La pista forestal que cogemos está a nuestra izquierda y asciende hasta la fuente Bigarral, casi todo el trayecto es una cuesta arriba interminable y pesada.

Las vistas son preciosas sobre los cortados de las villas y muchos cortijos.

Pasamos por los pies del Cagadero don Vicente, un bonito barranco. Continuamos ascendiendo hasta el collado de La Tablilla con buenas vistas.

Un km más o menos adelante nos encontramos a nuestra izquierda el cruce que sube hasta la caseta de vigilancia Cerro Santa María, un inclinado camino que se deja notar.

Una vez en lo alto ya divisamos la caseta anclada en un cerrete, allí se encuentra el vigilante, y como siempre tenemos una charla con él de la zona.

Qué decir de las vistas, una autentica pasada al Blanquillo, la Morra, Torraso, Almagreros,  Carrales, La Muela…etc.

La vuelta la hacemos por el mismo sitio de subida y cuando llegamos a la pista cogemos dirección izquierda hasta llegar a la fuente de las víboras, nunca mejor dicho, vimos una bicha nada más llegar. Continuamos por la pista y muy pronto llegamos al Ojuelo, principio y final e ruta.