Sierra de Segura


Ruta: Cerrada de Parrate - Las Huelgas - Miravete - Los Centenares - Canalejas

 

Ruta - Circular

Longitud - 24,2 km 

Duración - 7:40h (Aprox.)

Desnivel Acumulado - 1142m. 

Altitud máx. - 1430m

Majestuosa ruta por una de las zonas mas bonitas de la Sierra de Segura, no queríamos dejar escapar esta oportunidad de caminar por esta zona en otoño.

 

Empezamos la ruta desde el puente de hierro sobre el arroyo de las Espumaredas, cogiendo la pista que asciende poco a poco hasta llegar al cortijo de las Malezas de Pontones.

En este lugar hay un sendero a nuestra izquierda, es el que cogemos y el que nos llevará a  la Cerrada Parrate.

Un sendero muy enmatojado y perdido en varios tramos. Llegamos a otro cortijo en ruinas, el Molino de Parrate; ya las vistas son muy bonitas, 1233m y llegamos a ver el Pantano del Tranco a lo lejos. Desde este punto el camino empieza a ser más complicado en algunos pasos, pero con cuidado y precaución se pasa bien. La cerrada ya la divisamos a lo lejos y llegamos a ella, todo es en pendiente. Una vez a pies de la cerrada decidimos descansar y comer un poco. Hay que darle la vuelta a toda la formación rocosa que tenemos de frente por la parte derecha y con bastante pendiente. Una vez que estamos en lo alto las vistas son espectaculares, todo un lujo el poder disfrutar  de la Cerrá y las Huelgas. Descendemos suavemente hasta llegar al arroyo de las Espumaredas, un poco más adelante el arroyo se junta con el del Barranco del Lobo.

Ya en las Huelgas disfrutamos de lo que va dejando el otoño, un colorido espectacular que nos acompaña durante toda la ruta, unos campos llenos de huertas abandonadas, árboles frutales, etc.

Nuestro próximo destino es Miravete, una preciosa aldea abandonada. Hasta ella vamos por otro espectacular sendero que nos deja a sus pies.  Nuestro próximo objetivo es otra aldea, la de Los Centenares;  cruzamos los huertos y collado hasta enlazar un camino que nos llevará a ella. Una pendiente que se deja notar un poco, ya las fuerzas se notaban. Por fin llegamos y le echamos un vistazo a toda la aldea, las vistas son maravillosas,  un colorido espectacular.

El próximo destino era Las Canalejas.  Cogemos un camino en pendiente que nos deja justo en un mirador natural. En este punto hay un sendero que baja hasta las Canalejas, nosotros decidimos dar la vuelta por la pista e ir todos juntos en grupo y charlar un rato. Todo bajada hasta llegar al cementerio de las Canalejas, un lugar de respeto.

Un poco más abajo están las casas derribadas  apegadas al camino, lo único que medio se mantiene por decir algo es la iglesia. Continuamos y cuando nos cruzamos con un arroyo nos desviamos hacia la derecha, cogemos un espectacular sendero que cruza el estrecho de Los Centenares, un maravilloso rincón  que nos dejó anonadados a todos.

Continuamos el sendero hasta llegar a la pista forestal que nos bajaría al cruce de senda que cogimos al principio y al final de ruta.